Sin emoción no hay aprendizaje

02/09/2015

Ikonikus_ElPais2

Descubre la importancia de las emociones en el proceso de aprendizaje en el Especial de La Vuelta al Cole incluido en El País de esta semana. Y aprende a ejercitar la empatía con divertidos juegos como Ikonikus.

SIN EMOCIÓN NO HAY APRENDIZAJE

Según los expertos, emoción y aprendizaje es un binomio indisoluble. De hecho, las nuevas corrientes pedagógicas ponen el énfasis en incorporar una asignatura de educación emocional en las escuelas españolas

El niño es curioso por naturaleza, tiene pasión por vivir, por aprender, por explorar y descubrir el mundo que le rodea, y su vehículo para acercarse a su entorno es, sin duda, el juego. El juego es de vital importancia para su desarrollo físico e intelectual. En este sentido, históricos estudiosos en el ámbito de la psicología infantil como Jean Piaget, reconocido por su teoría constructivista del aprendizaje, se interesaban ya en el siglo pasado por la importancia del juego en el desarrollo de las capacidades infantiles.

Por este motivo, el aprendizaje basado en juegos o Game-Based Learning (GBL) está cobrando cada vez más importancia en las aulas. Según una información publicada en aulaPlaneta, portal dirigido a la comunidad educativa, el GBL aporta una serie de ventajas que contribuyen a la asimilación de conocimientos. Algunas de estas ventajas son: el juego motiva al alumno, le ayuda a razonar y a ser autónomo y permite que tome el control sobre su propio proceso de aprendizaje. Además, el juego tiene la ventaja de proporcionar al docente un grado de información que no obtendría de otra forma, haciendo posible que pueda detectar fortalezas y debilidades en el alumno, sin olvidarnos de que por supuesto, potencia la creatividad y la imaginación, además de las habilidades sociales.

LA EMOCIÓN, ESENCIAL EN EL PROCESO DE APRENDIZAJE

Hemos hablado del juego como vehículo de aprendizaje pero, además de ayudar al niño a adquirir conocimientos intelectuales, ¿qué papel juega la educación emocional en este proceso? ¿Cómo utilizar el juego para desarrollar también las habilidades emocionales?

La neurociencia demuestra la importancia de las emociones en el aprendizaje. Francisco Mora, doctor en neurociencia por la Universidad de Oxford y catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid, afirma que el elemento esencial en el proceso de aprendizaje es la emoción.En su obra “Neuroeducación. Solo se puede aprender aquello que se ama” (Alianza, Ensayo), asegura que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que genera emoción.

Por otro lado, recientemente conocíamos a través de una noticia publicada por David Bornstein en el New York Times, los resultados de un estudio que comenzó a realizarse a principios de la década de los noventa dentro del proyecto Fast Track Project, desarrollado en diferentes ciudades estadounidenses y que incluía una muestra de 753 niños y niñas en etapa preescolar. Este estudio se basaba en la hipótesis de que la mejora de las competencias emocionales y sociales del niño, contribuye a la prevención de ciertos comportamientos en todo el periodo desde la primera infancia hasta la adolescencia. Y los datos de este estudio han sido reveladores. Tras analizar qué había pasado con estos estudiantes desde los trece a los diecinueve años, uno de los datos más significativos es que los niños que puntuaron alto en habilidades emocionales, presentaron cuatro veces más probabilidades de graduarse en la universidad que los que obtuvieron una baja puntuación.

Volviendo a nuestro país, la tesis “Inteligencia emocional en niños y niñas entre 3 y 6 años. Evaluación y relaciones con la inteligencia emocional de sus madres”, de la psicopedagoga de la Universidad del País Vasco (EPV/EHU) Natalia Alonso, concluye que los alumnos con mayores habilidades emocionales presentan menos problemas de atención o de retraimiento y menores índices de conductas agresivas. En esta dirección, Miguel Ángel Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Inteligencia Emocional (Asnie), afirma que “si ayudamos al niño a identificar emociones y a aprender a regularlas, su comportamiento en el aula y con las personas que le rodean será diferente, porque el desarrollo de esas habilidades emocionales intrapersonales se trasladan a las interpersonales” –y añade–: “El cerebro aprende de eventos emocionales, por lo que es importantísimo que se tenga en cuenta el factor emocional en el desarrollo del niño”.

Por tanto, es posible adquirir habilidades emocionales desde la infancia, por lo que cada vez más voces expertas reclaman que la educación emocional sea incluida en los itinerarios pedagógicos, y que su impartición no esté supeditada al gusto o interés particular de cada docente.

Cristina Sierra

FUENTES CONSULTADAS:
www.asnie.org
www.opinionator.blogs.nytimes.com
www.aulaplaneta.com
www.ehu.eus

IKONIKUS
La empatía como un juego

La inteligencia emocional define nuestra capacidad para comprender lo que sentimos y gestionarlo de la forma más constructiva.

El Gobierno de Canarias ha sido pionero al introducir la educación emocional como asignatura obligatoria en el currículo escolar, pero en el resto de España los alumnos dependen de la filosofía de cada centro o del interés particular de los profesores. Uno de ellos es Manu Sánchez, que utiliza juegos como Ikonikus para favorecer el desempeño de las competencias básicas de sus alumnos. Precisamente el Observatorio del Juego Infantil y la Fundación Crecer Jugando le han premiado recientemente por el protagonismo que da en sus clases a los juegos de mesa y por aprovechar el potencial educativo que tienen.

Bajo el eslogan “Jugar con las emociones nunca ha sido tan divertido”, Ikonikus, un juego de cartas inventado por el valenciano Manu Palau, invita a expresar lo que sentimos en diferentes situaciones: ¿cómo me siento en el sillón del dentista?, ¿cómo me sentiría si se me cayera el teléfono móvil al váter? El juego recurre al sentido del humor para generar, de forma no intrusiva, un ambiente informal y lúdico. Sin embargo, lo más interesante es que incentiva a ponerse en el lugar del otro y tomar conciencia de sus sentimientos en cada circunstancia, algo básico para el desarrollo de la empatía.

La escuela de inteligencia emocional Emotium ya lo emplea en sus talleres y la agrupación de profesionales de la educación, Literajuegos, le otorgó el año pasado el premio al mejor juego del año. El profesor Fernando Trujillo confiesa que es uno de sus juegos favoritos, y Alejandro Tinoco, que lo utiliza para dinamizar sus clases de español, comenta: “Es muy gratificante ver a tus estudiantes divirtiéndose y compartiendo miradas cómplices mientras expresan sus emociones.”

Mix It: Cookies

02/07/2015

MixIt_Cookies

BrainPicnic.com

Mix It: Fruit

02/07/2015

MixIt_Fruit

BrainPicnic.com

Mix It: Balls

02/07/2015

MixIt_Balls

BrainPicnic.com

Mix It: Donuts

02/07/2015

MixIt_Donuts

BrainPicnic.com

Ikonikus: Feeling Like a Ticking Bomb / A Punto de Explotar

17/11/2014

Ikonikus_FeelingLikeaTickingBomb

Jugar con las emociones nunca ha sido tan divertido
Playing with emotions has never been so much fun

BrainPicnic.com
Ikonikus.com

Ikonikus: Feeling Like a Champion / Campeón

17/11/2014

Ikonikus_FeelingLikeaChampion

Jugar con las emociones nunca ha sido tan divertido
Playing with emotions has never been so much fun

BrainPicnic.com
Ikonikus.com

Ikonikus: Feeling Down / De Bajón

03/10/2014

Ikonikus_FeelingDown

Jugar con las emociones nunca ha sido tan divertido
Playing with emotions has never been so much fun

BrainPicnic.com
Ikonikus.com

Ikonikus: Heeelp / Socooorro

03/10/2014

Ikonikus_Heeelp

Jugar con las emociones nunca ha sido tan divertido
Playing with emotions has never been so much fun

BrainPicnic.com
Ikonikus.com

Ikonikus: Feeling Playful / Juguetón

01/10/2014

Ikonikus_FeelingPlayful

Jugar con las emociones nunca ha sido tan divertido
Playing with emotions has never been so much fun

BrainPicnic.com
Ikonikus.com


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.